viernes, 19 de octubre de 2012

100 Mil Poetas por el Cambio II. Recital en Sala Clamores. Madrid, 29 de Septiembre de 2012


Si algo me gustó fue la variedad de poetas que recitamos, así como los músicos Luis DelRoto y Nahuel&Pablo, cada uno con su propia voz, pero con el mismo mensaje:
No nos gustan ciertas cosas y deseamos que cambien.
Fotos de Carmen LaFuente




Ricardo Bornez
Hipólito García Fernández
Miguel Casasola
María Castrejón
Julián Martínez Gómez
Diego Lebedinski
Brunilde Román
Zhivka Batadzhieva
Julio Achútegui
Luigi Carmona
Adolfo Pavón
Arantxa Oteo
Ramón G. del Pomar
J.R. Crespo
Sonia Estévez






Jorge Girbao Bustos
Gema Bocardo
Álex Dica
Ludmila Trachta
Antonio Díez
Luis Fores
Guillermo Calderón
Lidia Fernández
Nieves Pulido
Bartolomé Menchén
Rafael Ubal
Javier Gonzalo






Pero lo cierto es que cuando Ramón G. del Pomar (si no recuerdo mal) dijo que pensaba que, por desgracia, no íbamos a cambiar nada, no pude menos que darle la razón.
Al final del recital, subidos en el escenario para la foto de familia ( reunión del G20 que dijo uno, lo que nos pudimos reír) Zhivka Batadzhieva susurró: "Es que primero tenemos que cambiar cada uno" Es cierto, pero precisamente por ello me cuesta creer en un cambio mundial.
Llamadme desencantada, pero una de las cosas más difíciles del mundo es mirarse al espejo con sinceridad y luego tener el valor de cambiar lo que hay que cambiar... y pienso en los que sentados entre el público morreaban a su novia para pasar el rato hasta que les tocara su turno, o el que se tiró todo el rato hablando por su móvil, o el grupo que no calló hasta que salió su amigo al que sí escucharon, o el precio de las cervezas con el que podríamos haber vacunado a varios niños...




                                                Si Tú no cambias nada, Nada cambiará.



Uno de los poemas que más me revolvió esa noche fue éste, ya que le arranca la careta al mundo y muestra la cara putrefacta que se esconde bajo la máscara.


Humano- Una patada en la boca a la new age

No arriesgaría a decir que la vida es maravillosa

Lo es el proceso natural de procreación
pero en la práctica toda esa perfección
pierde brillo, magia y sentido.

No arriesgaría a decir que la vida es maravillosa
si puedo ver como a los niños se los comen los buitres
como se tiran de los puentes los desempleados
como se hace millonario un tipo que patea una pelota
como se matan entre si por un poco más de nada.

No arriesgaría a decir que la vida es maravillosa
cuando la gente pierde tiempo en la televisión
cuando los que mandan nunca miran al costado
cuando todos los días se lucha para sobrevivir
cuando los inmigrantes viven encerrados en prisiones extranjeras.

No arriesgaría a decir que la vida es maravillosa
donde a la sonrisa de la gente la truncó una guerra
donde los que abusan a menores son amos y señores
donde explotan a los niños para venderte zapatillas
donde el poder oprime y reprime a mis amigos.

Dejemos ya de admirarnos el ombligo.

Diego Lebedinsky


Sin embargo el resto del mes le ha dado una patada en la boca a mi pesimismo y me ha demostrado cuanta buena gente hay por ahí. Y he tendido Puentes y otros me los han tendido a mi, y quizás tras este evento puedan surgir grandes cosas... como diría Galeano, gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo pequeñas cosas, puede cambiar el mundo...

Se me olvidaba que la máscara tiene dos caras...
Hay mucha gente que mira más allá de su ombligo, Diego...
¿No la ves?
Tengamos Fe.