domingo, 23 de septiembre de 2012

God Save the Boss

Yo estuve en el concierto de Bruce Springsteen del 17 de Junio de 2012, en el Santiago Bernabeu, Madrid.
Para los que estuvieron allí, no hace falta decir nada más.
Para los que no, diré que fueron 3:48 minutos de Rock and Roll enérgico, furioso e impecable, aunque no por ello menos apasionado, ya que sale del fondo del pecho y de las tripas de Springsteen y la E Street Band, y estalla y te aturde y te revuelve y quita la respiración y ríes y tienes ganas de llorar y te duele la garganta y las piernas no te responden. 
3:48 minutos de canciones encadenadas...sí, señores y señoras, eso mismo: sin parar (el concierto más largo que había dado la banda hasta que el 30 de Junio tocaron en Helsinki durante 4:06 minutos)
Un fan escribió en un cartel: Bruce, relájate, soy demasiado viejo para 3:40 minutos de concierto. Y le doy la razón: con sus 62 años nos pudo a todos. En los bises, tras un apoteósico Thunder Road, un Born in the USA en el que se nos fue la pinza, un Born to Run en el que corrimos como vagabundos con toda la vida entre las manos y la garganta y tras la que pensamos que probablemente sería la última canción de la noche porque era imposible que pudiera haber nada mejor, continuó con Hungry Heart, Seven Nights to Rock, Dancing in the Dark, Tenth Avenue Freeze-Out y un Twist & Shout de 8 minutos en el que creí que el corazón iba a reventarme el pecho.

Y es que se lo pasan bien, y eso se nota. Como en Talk to Me con Southside Johnny  ( músico y amigo de Springsteen y Steve Van Zandt , de vacaciones en España y que se apuntó a la fiesta) en el que entre risas se dieron consejos de cómo hablar con una mujer.
También hubo momentos emotivos ya que ese día se cumplía un año de la muerte de Big Man. Le recordamos todo el concierto y, sobre todo, en Tenth Avenue Freeze-Out. "Estamos echando de menos a alguien. Si vosotros estáis aquí y nosotros estamos aquí, entonces ellos están aquí también. Los escucho en vuestras voces", 
Y sí, estaba en nuestras voces: Clarence, Clarence, Clarence..
Y estaba su fan Nacho, que había fallecido sin poder cumplir su sueño de asistir al concierto y al que dedicó The River.
Si es que estábamos todos... hasta Pedralejos de la Sierra, con un par...

                                                         Foto bajada de internet
 
Pero no fue sólo diversión: Bruce tiene mucho que decir... y lo dijo, como siempre lo hace, en este caso al principio de Jack of all Trades (Aprendiz de Todo) :

“En EE.UU. estamos viviendo malos momentos. Aquí son incluso peor. La gente pierde su trabajo, su casa… Pero nuestro corazón está con vosotros, así que queremos dedicar esta canción a los que están luchando en España."


En el fondo no sorprendió a nadie, ya había mencionado en su concierto de Sevilla a los Indignados del 15-M.


(...) El banquero sigue engordando,

el trabajador sigue adelgazando.
Todo ya ha ocurrido antes
y ocurrirá de nuevo.
Ocurrirá de nuevo
y se jugarán tu vida.
Soy aprendiz de todo,
cariño, estaremos bien

Pero a veces el mañana

llega bañado en tesoros y sangre.
Resistimos la sequía
y resistiremos el diluvio.
Un nuevo mundo está llegando
puedo divisar su luz.
Soy aprendiz de todo,
estaremos bien (...)

Jack of all Trades 
Y es que nadie le puede callar. Como ocurrió en 1999, con la polémica 41 shoots (41 disparos) en la que habla de Amadou Diallo un inmigrante guineano de 22 años, trabajador de un supermercado,  al que cuatro agentes de paisano confundieron con un violador en serie armado y acribillaron en NY cuando tan sólo iba a coger su cartera. Cuando compuso la canción, la prensa sensacionalista le machacó; le llamaron interesado, antipolicía y basura gente como Bob Lucente; Patrick J. Lynch presidente de la Asociación de Policías de Nueva York pidió a sus asociados que boicotearan los conciertos y se negaran a trabajar en los mismos. Además le  "recomendaron" que se abstuviera de tocarla. Bruce no dijo nada, simplemente tocó la canción en cada uno de los diez conciertos que dio en el Madison Square Garden, con los padres de Diallo como público en el primero de ellos; y añadiendo, además, una nueva canción a su repertorio, Code of Silence:




Hay un código de silencio del que no nos atrevemos a hablar.
Hay un muro en el medio y el río es profundo.
Seguimos fingiendo que nada va mal,
pero hay un Código de Silencio y no debe continuar.



                                                             
Foto bajada de Internet


En su canción We are Alive las voces de los muertos susurran desde sus tumbas:

Estamos vivos.
Y aunque los cuerpos yacen abandonados aquí en la oscuridad
nuestras almas y espíritus renacen
para portar el fuego y encender la chispa,
para luchar hombro con hombro y corazón con corazón,
para resistir hombro con hombro y corazón con corazón.
Estamos vivos.

Con su música y su voz da la vida a los muertos… y también a los vivos.




Hoy es su cumpleaños: 
Happy Birthday, Bruce Springsteen.
Larga Vida al Jefe.





A Óscar, que me regaló la entrada. Mil Gracias.