miércoles, 22 de abril de 2015

Refugio

Te debo
mi inocencia recobrada,
esta sonrisa,
la lágrima.
 
Te debo este hueco,
esta sed (casi) saciada,
este beso,
la Esperanza.

Te debo
        Amigo
esta palabra,
círculo
de redondez perfecta
que nos resguarda.

Ata Kandó






A todos los que, en algún momento, me han resguardado.
Vuestra amistad es mi mejor regalo de cumpleaños.
Gracias por estar ahí.