domingo, 10 de mayo de 2015

Autores Europeos en la Biblioteca Regional de Murcia

El Sábado 9 mayo, con motivo del Día de Europa, se celebró un evento literario en el Salón de Actos de la Biblioteca Regional de Murcia. En él, un grupo de escritores entre los que me incluyo, leímos un texto de un autor europeo y otro propio. Coordinado por  Cristián Mínguez, "Autores Europeos" fue todo un éxito.
Yo elegí a la escritora búlgara Zhivka Baltadzhieva, nacida en Sofía en septiembre de 1947 y residente en España desde 1990. Su infancia, que transcurrió en la ciudad de Sliven, en la Bulgaria central, no se libró de aquella terrible postguerra en la que Stalin dictaba su trágica y sanguinaria ley a los pueblos que quedaron sometidos a la influencia de la Unión Soviética; una brutal represión que ella vivió en su propia familia. Su padre fue juzgado por el llamado Tribunal del Pueblo, encarcelado e internado sucesivamente en campos de trabajos forzados entre 1947 y 1974; liberado, que no libre,hasta la caída del régimen comunista, en 1989.
Después de licenciarse en Filología Búlgara y Rusa en Sofía, tras un largo periplo vital, Zhivka Baltadzhieva llegó a España en 1990 y se doctoró en Filología Eslava y Lingüística Indoeuropea en la Universidad Complutense de Madrid, donde ejercería la docencia hasta su jubilación. Mientras tanto escribió varios libros de poesía, en búlgaro y en español, tradujo al español a algunos autores búlgaro y al búlgaro la mayor parte de los poemas de Federico García Lorca, así como sus Comedias imposibles.



A pesar de esa dura experiencia vital, la poesía de Zhivka Baltadzhieva habla de amor. Amor por lo que merece ser amado, siempre desde el respeto, la conciencia social, la reivindicación por lo que es justo y necesario. Desde el amor porque, según ella, no hay otro modo de vivir: «Sólo se puede engrandecer y preservar la vida desde el amar/pensar, pensar/amar. No ciegamente, no pasivamente, sino esgrimiendo la conciencia, la memoria, la serenidad del pensar. Lo que importa y duele se articula en su máxima autenticidad y crudeza desde el máximo amor».





¿Cuántas voces son necesarias
para no entender el mundo?
¿Cuántas voces inflamadas?
¿Cuántas cuerdas vocales rotas?
¿Cuántas palabras prefabricadas? 

Para no entender.
Quedarse perplejo o indolente.
Salir del cuarto de estar. 

Salir.


Zhivka Baltadzhieva  ©


DIVINA COMEDIA

Cada vez más conectados, pululando
entre nuestras heridas
y las que asestamos nosotros.
Cada vez más conectados y más ocupados
en que no nos toque nadie
y menos con la mirada.

Cada vez más conectados, más
hacia las hormigas. ¿Hacia dónde excavamos
en el universo plano?

Invisibles
y (¿acaso?) inexistentes
multimillones de perdidos.

¿En La ciudad?
¿En el campo?
¿En el cielo?

¿Infierno?

No me encuentro en mí misma.


Zhivka Baltadzhieva  ©


BREVE HISTORIA BÚLGARA

Sobrevivimos, sobrevivimos, siempre sobrevivimos.

Sobrevivimos a los bizantinos.
Sobrevivimos a los otomanos
Sobrevivimos a los rusos,
a los fascistas, a los comunistas.

Sobreviviremos a los nuestros,
a los ajenos, a los vuestros.
Dolor con labios apretados de cal y añil
sin sombra.

Sobrevivimos, sobrevivimos, sobrevivimos.

Precedente histórico
milagro de los milagros.
¿A qué más fuerzas
-oscuras y luminosas-
no subsistimos?

Supervivientes, supervivientes, supervivientes
ni vivos
ni muertos.

Silabea la luna roma:
¡Ni Muertos!
Ni muertos siquiera
para albergar esperanzas

de resucitar.


Zhivka Baltadzhieva  ©






















MODA


Preguntas cuál es la moda
de ropa este año.
Créeme si te digo
que me importa un carajo.

Sólo sé que en el mundo se llevan
trajes militares de los niños soldado;
los burkas que enjaulan;
los harapos.

Saris en las leproserías;
camisas agujereadas por balazos de sicarios;
vientres inflamados por el azote de las hambrunas;
capuchas anaranjadas de los torturados en Guantánamo;

Y la sórdida desnudez de los niños
en la cama de gusanos
que pagaron a sus padres
para pasar un buen rato.


Gema Bocardo  ©




















Paises Unión Europea:
Alemania: Heinrich Heine y Javier Asturiano
Bélgica: Philips van Marnix y Jesús Fuentes
Bulgaria: Zhivka Baltadzhieva y Gema Bocardo
Chipre: Kleri Angelidou y Viky Jiménez
Dinamarca: Hans Christian Anderssen y Manuela Villar
España: Vicente Aleixandre y Cristián Minguez
Francia: Julio Verne y Cristián Mínguez
Grecia: Lia Karavia y Pedro Juan Martín
Holanda, Hanny Alders y Rosa de Soto
Hungría : Terézia Mora y José Manuel Valencia
Irlanda: Oscar Wilde y Charo Guarino
Italia: Alda Merini e Irel Faustina Bermejo
Letonia: Anna Brigadere, Janis Plieksans y Sergio Andreo Ortega
Luxemburgo: Anise Kolz e Isabel Grima
Polonia: Adam Mickiewicz y Jesús Pablo Guillamón
Portugal: Fernando Pessoa y José María Ortuño
Reino Unido: Agatha Christie y Antonio Jordán
República Checa: Jaroslav Seifert y Bernardo Silfa Bor
Rumanía : Ana Blandiana y Lumi Pigüi
Suecia: August Strindberg y Belén Luengo

Nacidos en un pais y escritor en otro idioma distinto::
Austria-Bulgaria: Elias Canetti y Nadia Kostadinova
Belgica-España: Chantal Maillard y Alicia Stopp

Otros paises:
Rusia: Alexander Pushkin y Alina Goryacha
Suiza: Grottfried Keller y Fina González Espuche

Autores residentes en Unión Europea:
Maran Al Masri (Siria) y María Luisa Núñez

Actuaciones Musicales:
Rubén Reina
Sangre de Mayo
Mar de Fondo
Thom Sigori

Con la colaboración de Peper Carbonell y José Antonio Miñano